Google+ Followers

miércoles, 6 de abril de 2016

SIERRA DE GREDOS




Sé que no corresponde esta excursión en este blog; ni es un camino ni está cerca, pero junto con la ruta del Cares en Asturias, y la ruta del Cares Valenciano en Chelva, esta es una de las mejores rutas de senderismo que he hecho.

En Agosto del 2015 nos fuimos a pasar las vacaciones a la sierra de Gredos con la familia al completo, esto es, Silvia, White, Kira y yo. Después acudieron Jesús e Irene con su perrhijo, que son amigos, casi, casi como hermanos.
No voy a contaros lo bien que lo pasamos ni lo a gusto que estuvimos a lo largo de todos los días que permanecimos en la Sierra.
Decidimos establecer el campamento base en el camping Navalgredos, en plena naturaleza y, a pesar de ser pleno mes de agosto, nos acompañó la tranquilidad y la paz.
Desde aquí salían todas las rutas, incluso las culinarias, jaja no nos íbamos a ir sin probar un chuletón.







La excursión que más me apetecía hacer,  era la de La Laguna Grande. Me habían comentado que no tenía desperdicio ninguno de sus paisajes, que podías ver animalillos por el camino y que cuando llegabas parecía que estabas en el paraíso. Así fue. Todo resultó ser verdad verdadero.


Distancia: 15 Km.
Dificultad: Media-alta.
Ruta: Ida y vuelta.

Esta ruta parte de la Plataforma, situada dentro del parque regional de de la Sierra de Gredos a una altitud de 1780 m de altitud, llegaremos hasta el Alto de Barrerones a 2170 m, para después bajar a la Laguna Grande a casi 1900 m.
Parece que no, pero aunque cuesta se hace muy llevadera. En los papeles pone que ida y vuelta son aproximadamente cinco horas; no recuerdo lo que nos costó, pero no me arrepentí en ningún momento del cansancio en las subidas ni al pensar por mis adentros que ¡¡¡ lo que baja, luego sube!!!
No solo íbamos nosotros, también venían los perrhijos y había que acoplarnos también a su marcha.

La parte más espectacular, sin duda, la llegada al  Circo de Gredos, coronada por el Pico Almanzor y en cuya base nos encontramos la laguna de origen glaciar.
Pero hay que bajar a la laguna, bordear toda hasta la parte contraria y llegar hasta el refugio Elola a tomar una cerveza y lo que te diera la gana.

Deciros que vale la pena ir; que si pensáis pasaros por la Sierra de Gredos, paréis a hacer esta excursión. Por más que os enseñe fotos o os diga, no podréis apreciar con los cinco sentidos lo que es estar en lo alto de universo. Si no os gusta ir de camping, hay hoteles por la zona o incluso el Parador que está de maravilla.

Al llegar al camping cada día, como instauró Jesús como norma, nuestra cervecita bien fría en la terraza.
Jamás olvidaré este viaje, este lugar, a mis acompañantes... fue para mí el principio de una nueva vida.









Ya sabéis, mañana más y mejor. Ah!! y ser buenos...................